Olímpicos por su propia cuenta

A Coruña 1 de octubre de 2014

En pleno viaje de vuelta a Vilagarcía, Antón Paz hacía balance de lo bien que le fueron las cosas a él y a su hermano en el Mundial de Santander. Y es que además de conseguir la plaza olímpica para España, los hermanos redondearon su participación con una décima plaza en la clasificación general. Solo cinco de las diez clases olímpicas de vela tienen presencia española asegurada en los Juegos de Río 2016, tras el Campeonato del Mundo clausurado el pasado domingo en Santander. Los hermanos han cumplido con el primer gran objetivo de la Real Federación Española de Vela en este ciclo olímpico, y este echo debería ser premiado, y así es. Recibirán una beca anual de 10.000 euros por cabeza, que habría sido el doble de haber finalizado el dúo arousano en el octavo puesto en Santander. Este premio ha sido un pequeño gran apoyo ya que el sueño de estos dos hermanos ha estado a punto de derrumbarse por falta de dinero.  Los Mundiales de vela en Santander eran su última bala y han sabido aprovecharla, lo cual les ha proporcionado un ligero suspiro. “Estábamos en un punto de no retorno tras dos años sin becas. Hemos sobrevivido de ahorros, con pequeños patrocinadores y trabajando en la clase Nacra para países extranjeros. El gobierno gallego nos ha ayudado a comprar material para este Mundial” explica Antón.  “Es como tener un empleo y no cobrar. Sin una beca ADO, ser olímpico cuesta dinero. Las federaciones ya solo ofrecen lo justo: logística, entrenadores, algún viaje… Nada que ver con antes”.

deporte

En su caso les permitió luchar por sus objetivos por su propia cuenta, no como era el caso de otras embarcaciones con los patrocinios privados. Esta situación se extiende en el resto de clases clasificadas para Río, y no es un caso único de este deporte sino de muchos otros.

La nadadora catalana Mireia Belmonte también reprochaba este mismo tema a las federaciones “cuando me iba me dijeron: “Son 500 euros de hotel”. Gracias. La Federación no nos pagó nada. Y fuimos solas, no había ni entrenadores ni fisioterapeutas ni nada. El resto de equipos llevaban al menos a una persona para que coordinara el grupo o de acompañamiento, nosotras, nada.”“Me ayudó el COE y las becas ADO, pero creo que si haces un esfuerzo y dedicas toda una vida a representar a tu país, lo mínimo es que te lo reconozcan y te ayuden todo lo posible.”

En definitiva, nuestro deporte necesita inversores que motiven a los deportistas a seguir adelante y a representar con más ímpetu si cabe a nuestro país.

Redactado por:

Judit Veira y Diego Rey

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s